martes, 10 de enero de 2017

De la admiración al odio, el lobo ibérico

Cuando sientes pasión por algo consigues transmitirlo a las personas que se encuentran a tu alrededor, familia y amigos. Tanto es así, que al final despiertas en ellos una curiosidad, en mi caso esta afición es la fauna, como dice mi padre “mis bichos”. He logrado que mi hermana vaya mirando al cielo cuando viaja, y diga ilusionada a sus compañeros eso es un milano, mira la cola, eso en cambio es un ratonero, sólo lo sé por las veces que mi hermana lo repite cuando los vemos desde el coche.

Por esa razón esta mañana cuando mi  padre ha llegado a casa me ha dicho, he leído una noticia en El Diario Palentino, que no te va gustar, después te lo compro. El titular de dicha noticia es el siguiente: “El Gobierno Regional abaratara el precio para la cacería del lobo”. En ella se explica que para la próxima temporada de caza a parte del precio de la caza del lobo, también se ajustarán los pagos por daños a 15 días, se aumentarán los desbroces para que tengan menos refugios, y en los aguardos se permitirá algún tipo de cebo.

Los carnívoros siempre han sido una fuente de admiración para el ser humano, convirtiendo esta admiración en miedo hacia estos animales. En la actualidad casi todos los grandes carnívoros afrontan grandes problemas de conservación.

A lo largo de la historia este odio hacia los carnívoros ha ido aumentando, también transformándose en poderosos trofeos de caza, como el oso. En los años 50 se crearon las Juntas de Extinción de Animales Dañinos (Alimañas) en las que se pagaba dinero por cada carnívoro eliminado.
Por un lado en la problemática del lobo tenemos al sector ganadero, que defiende su oficio, no quiere decir que la convivencia con el lobo sea imposible, decía Ángel Cabrera “ Ni el más entusiasta conservacionista puede negar que los animales predadores causan daño en los animales domésticos, sobre todo allí dónde se les ha privado de sus presas naturaleza, pero tampoco puede negarse que casi siempre se exageran un poco esos daños”.

En otro lado tenemos al sector cazador, que piensa que los carnívoros acaban con la caza, por lo que sin carnívoros que se coman a las presas, como por ejemplo las perdices, tenemos entonces como consecuencia directa que habrá más perdices. Parece lógico, un símil seria como ocurrió con la creencia de que era el Sol el que giraba alrededor de la Tierra, y no la Tierra alrededor del Sol. Parecía evidente, era el Sol el que salía por el Este y se ponía por el Oeste. No tenemos que dejarnos guiar por opiniones sin argumento, sin ningún tipo de experimentación científica.
En este artículo se cita además que los daños provocados por ataques de lobo al ganado están siendo semejantes a los de 2015, lo que no se menciona es que el cupo de lobos este año era superior, lo que demuestra que la caza del lobo tampoco soluciona los ataques al ganado, como lo afirman algunos estudios.

Además, los carnívoros regulan los ecosistema, un ejemplo son las poblaciones de ungulados, donde eliminan rápidamente a los animales enfermos, reduciendo de esta forma el contacto con otros individuos, disminuyendo las posibilidades de contagio.
Los cazadores no pueden regular las poblaciones de ungulados de la misma forma, puesto que los criterios de selección de los lobos son distintos a los de los cazadores.

Con esta entrada sólo quiero hacer reflexionar a cada lector sobre la problemática del lobo, cuya solución no es el exterminio de la especie. Como fotografía os dejo una de las últimas sacadas con mi cámara de fototrampeo, antes de ser golpeada y destruida por algún salvaje (humano). Se aceptan opiniones sobre si se trata de un lobo o no… La foto fue hecha a principios de Diciembre.



Bibliografía

LACASA,M-LOZANO,J (Editores), 2016, El libro de los carnívoros. 350 p. Ed. Photodigiscoping. Barcelona

Laura Aduriz Sarabia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada